domingo, 4 de noviembre de 2012

Audrey Hepburn III. Sombreros

12-My fair Lady, 1964 , es una película con múltiples curiosidades en su rodaje, e incluso antes.
La obra estaba siendo representada en teatro, en Brodway, por Julie Andrews, entonces emergente, pero desconocida, y muchos pensaban que debía ser la protagonista de la película, pero el productor quería que fuera alguien consagrado quien hiciera el papel.
Se lo ofrecieron a Audrey, y dijo que no, pero al enterarse que la próxima a la que se lo propondrian, o que estaba muy interesada en el papel, era Liz Taylor, lo aceptó.
Todo esto en contra de lo que pensaba el protagonista masculino, que creía debía ser Julie Andrews la elgida, así que realizó algunas declaraciones en contra de Audrey antes de empezar a rodar. Posteriormente se desdijo y pidió perdón por las mismas. Afirmando que era la mejor compañera de rodaje que había tenido.
Si alguien marcó esta película fué Cecil Beaton, que creó el vestuario, y fué mucho más que esto en el desarrollo de toda la creación.

Cecil dijo de ella: " Poseía un nuevo tipo de belleza, boca grande, chatos rasgos centroeureos, ojos muy pintados, pelo corto, uñas largas y pintadas, una figura maravillosamente ágil y un cuello largo, quizá incluso demasiado".
¿Quien era Cecil Beaton? Nació en Londres en 1904, a los 11 años tuvo su primera cámara de fotos, al principio de los años 20 ya era fotógrafo de Vanity Fair y colaboró en varios números de Vogue antes de dar el salto a los EEUU.
A los 24 pisó Nueva York, con el bagaje de haber fotografiado a las celebridades de Londres. Allí dió rienda suelta a sus ambiciones y su creatividad.
Obtuvo dos Oscar con la película de My Fair Lady, por el vestuario, y por los decorados.
Se unian a otro que había conseguido ocho años antes por el vestuario de la película Gigi.
Además de fotografo y escenógrafo, fué decorador, diseñador, director artístico, caricaturista, actor, ilustrador ...y escritor, no dejando especialmente bien a muchos de sus retratados, que le perdonaban todo con tal de volver a ser fotografiados por él, hasta la reina Isabel II.
Es famosa su sesión de fotos con Audrey, durante el rodaje, en el que puso un fondo geométrico para los vestidos. En la foto de abajo, rompedor: geometria del vestido, con geometria del fondo.
En la gestación de la película coincidieron tres monstruos: Bernard Shaw, como escritor y autor del guión. George Cukor, como director, y Cecil Beaton, que además de diseñar el vestuario y los escenarios, creó el ambiente, el espiritu de la misma. Se implicó en la publicidad y realizó las fotografias más conocidas y que son ya un icono .
Esta sesión de fotos trajo cola, pues Cukor, de fuerte caracter como Cecil, pensó que no era el momento, ni el lugar, para realizarla. Que Audrey podría cansarse, y en este pulso de titanes, con dos egos importantes, Audrey obligada, terminó poniendose al lado de Cukor.
 
En las sesión utilizaron, tanto trajes que llevaba en la película Audrey, como trajes de otros personajes.
Son famosas estas fotografias,pero las hizo con varios fondos diferentes: geométrico, azul grisáceo, jaspeado...
Creo que mi favorito es el de fondo azul grisáceo, al que corresponden algunas de las fotografias iniciales y estas que les pongo a continuación.
 
Al principio de buscar fotografias de la película me asombró ver tantos modelos diferentes de sombreros, que yo no recordaba hubiera utilizado en la misma. Después supe el motivo: para la sesión usaron también otros diseños que ella no llevaba en la película, sino otros personajes.
         Las de blanco y negro, sin fondo geométrico, también me encantan. Elijan ustedes.
 
He de reconocer que el fondo que menos me gusta es el jaspeado.
Y una foto suelta que no encaja en el resto, pues es la única que he encontrado con fondo rojo, y con sombrero diferente al resto, que no quiero se la pierdan.
No fueron las únicas fotos que Cecil le hizo a Audrey a lo largo de su vida. Pero como personaje famoso, no durante el rodaje de película.
Si alguien, (además de Cecil en su película, Givenchy en el cine y en la calle ), puede hablar de los vestuarios de Audrey, esta es Edith Head, que trabajó con ella en múltiples ocasiones y los hizo para más de setecientas películas de Hollywood. Ganó 8 oscar por los mismos.
Cuenta que tenía la figura  ideal, con 1,70 de estatura, una cintura de 50 cms, y en contra de lo que se llevaba entonces, no quería mostrar demasiadas curvas,negándose a ponerse hombreras y a realzar el busto.
Realizaba modificaciones en los bocetos de los modelos, ensanchaba cinturones, simplificaba líneas y buscaba zapato bajo. Consideraba que la ropa de las películas era una prolongación de sus gustos, y que no se pondría nada que no aceptase previamente.
Con firmeza, determinación y amabilidad dejaba claro a los diseñadores cuales eran sus gustos.
Edith dijo de ella que no era chismosa, mezquina ni envidiosa, como sucedía mucho por Hollywood.
13-Encuentro en Paris. 1964, Película que pasó muy desapercibida..
 
14-Como robar a un millonario, 1966.Algunas de cuyas imágenes son muy conocidas y ya puestas.
 
15-Fué nominada por cuarta vez al Oscar por esta película: Sola en la oscuridad, 1967. Curiosamente fué dirigida por Terence Young, al que había conocido veinte años antes, siendo una adolescente en Londres, mientras era enfermera voluntaria, durante la segunda guerra mundial. (No encuentro fotos con sombrero de la misma ).
 
16-Dos en la carretera, 1967. No tiene nada que ver con el resto de sus películas. Un poco dura. Pensó en rechazar el papel, y lo hizo en un primer momento, porque rompía su imagen .  Mantuvo un romance con el protagonista, fué la puntilla para el fin de su matrimonio con Mell Ferrer. Ella tomó la iniciativa del divorcio.
En enero de 1969 se vuelve a casar con el psiquiatra italiano Andrea Dotti, más joven que ella, al que conocíó en un crucero, y después de un rápido romance se dieron el si quiero el 18 de enro de 1969.
 Con el que tiene a su segundo hijo.  Soporta infidelidades y se divorcia en 1976.
A partir de esta película solo rodó de forma esporádica aquellos proyectos que la interesaban.
Pasarian 10 años hasta la próxima.
Se dedicó a cuidar de sus hijos, a disfrutar de su familia.
 
17-Robin y Marian, 1976. Rodada con Sean Conery.
17-Lazos de sangre, 1979.
 
18-1981, Todos rieron.
19-Amor entre ladrones, 1987.
20-Para siempre, 1989
Como ya he dicho Audrey fué nominada 5 veces a los Oscar, tenía, y no se si tiene, el record de ser la actriz que más veces presentó el Oscar a la mejor película, cuatro.
Su retiro lo vivió en un pueblecito de Suiza, de medio millar de habitantes, lejos de la gran ciudad.
Conoció a un actor holandés, Bob Wolders, que le devolvió las ganas de vivir, y al que la actriz consideró su único amor fiel.
Aparte de sus dos matrimonios y su última relación, Audrey Hepburn tuvo más romances en su vida:
Se pensaba casar con James Handson, un británico; para lo cual encargó en Roma el traje de novia al taller de las hermanas Zoe, durante el rodaje de Vacaciones en Roma. Se escapaba entre secuencia y secuencia para hacer las pruebas.
 Como aquello no llegó a buen término, decidió regalar el traje, y así lo hizo saber al taller donde lo cosieron, para que lo dieran a una joven hermosa que soñara con un traje como ese y no se lo pudiera costear. Durante años la afortunada lo guardó como oro en paño, y salió a subasta en el 2002.
Con William Holden, con el que coincidió rodando Sabriana , y del que se enamoró, pero el estaba casado, y con un curioso pacto con su mujer, que le permitia tener las amantes que quisiera, siempre que ella diera el visto bueno. Para lo cual las invitaba a cenar , y su mujer daba el OK. Cosa que nunca sucedió con Audrey, ya que su esposa montó en cólera, y el debió llevarlo con más discreción de lo habitual. Su mujer sabía que Audrey era más que unlio o un escarceo. Reunía todas las cualidades que William adoraba en una mujer. Cuando ella empezó a hablarle de hijos...el le confesó que era esteril, y al final del rodaje dieron por terminada su relación.  
Con Robert Andreson, las dudas son mayores, ya que no se supo de su romance hasta después de la muerte de Audrey, cuando el le confesó el tema a una persona que hacía una biografia de la actriz, y al que dijo todo había terminado cuando ella le habló de hijos, y el le confesó que era esteril. Tropezó dos veces en la misma piedra...
Ben Gazzara, con el que trabajó en Lazos de sangre, y al  que permitió la tratasra mal. El mismo reconocia. " Era dulce y cariñosa, y yo le hice daño".
 
Se habla también de su relación con el senador Kennedy, con el que mantuvo un romace, afaire, o como se le quiera llamar, y al que cantó, "cumpleños feliz", un año después que Marilyn, aunque no es apenas conocido este dato.
Siempre luchó por tener una vida organizada, humilde y reservada, aparte de los oropeles de Hollywood. Su realidad de cada día era sencilla. Incluso cultivaba un huerto en su casa de Suiza.
La evolución de Audrey, desde sus primeras fotos, a la sofisticada de su época dorada, y las últimas de una belleza madura y serena, hay un largo camino. Vean.
 
Lo más constante en su vestuario fueron los colores lisos para vestidos, trajes chaqueta de pantalón y falda; zapato plano (mocasines de Ferragamo), pañuelos o pill box en la cabeza y faldas de vuelo con blusas o jerseys lisos.
Ya puse en otra entrada como empezó su amistad con Givenchy, pero no me resisto a añadir algunas de las fotos que realizó para la casa de forma altruista.


De su primer encuentro el recuerda: " Parecía un fágil animalillo. Tenía ojos muy hermosos y era muy delgada. Además, ¡no llevaba ningún maquillaje ¡ ". Ella llevaba puesto un sombrero veneciano.
 
Rechazó ser imagen de la marca Tiffany. Nunca hizo ostentación de nada, y menos de joyas.
Distintas fotografias con modelos de Givenchy.
"El que quiera ser el centro de una reunión, mejor que no acuda".
 
Hubert de Givenchy creó un perfume en exclusiva para la actriz. La única que tenía el privilegio de usarlo. Años después Hubert decidió comercializarlo, y en 1957 se lo dijo a Adrey, que le contestó : Mais c´est interdit ¡ (Está prohibido). De ahí nació el nombre del perfume. L´Interdit, al final dió su permiso y pudieron disfrutarlo otras muchas mujeres. Ahí comenzó la linea de las fragancias femeninas de la casa Givenchy.
 
Fué portada de muchas revistas de todo tipo,no solo de moda.
Muchas fueron las marcas que intentaron que Audrey fuera imagen de las mismas, pero ella siempre se negó. Sin embargo colaboró con su amigo Givenchy, y como ya comenté, su amistad permaneció hasta el momento de su muerte. Acompañándola el en algunos de sus viajes para tratar el cáncer que padecía.
"Nunca pienso en mi como un icono. Eso está en la mente de la gente, no está en mi mente. Apenas hago mi trabajo".
Fueron innumerables los premios que recogió a lo largo de su carrera cinematográfica, y en teatro.
En 1996 una revista británica realizó una encuesta para saber quien pensaba el público era la mujer más fascinante de nuestro tiempo. Audrey quedó en primer lugar.
En los últimos años de su vida se dedicó a viajar por diferentes paises como embajadora de UNICEF,  nombrada en 1988, haciendo una labor humanitaria digna de encomio.
En una de las mejores biografias de Audrey, escrita por Donald Spoto, la define como "una persona extremadamente tímida, insegura y confundida, marcada por la tragedia de la guerra, el abandono de su padre y la incapacidad de transmisión emocional de su madre".
 Falleció en Suiza 2l 20 de enro de 1993, a causa del cáncer de colon, a los 63 años. Recibió de forma póstuma el premio Jean Hersholt por su labor humanitaria.    
A pesar de que se especuló sobre los posibles celos, envidias, etc con Liz Taylor, cuando Audrey murió, Liz dijo: "Dios estará contento de tener a su lado un ángel como Audrey". 
 
Espero no hacer más incorporaciones, cambios, añadidos, permutas, modificaciones, etc en las tres entradas de Audrey.
Si quieren ver la segunda entrada, tienen aquí el enlace.
Con tus luces y tus sombras, gracias por personajes tan maravillosos.
 Una de sus frases: "La vida es dura. Después de todo, te mata".
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario