jueves, 8 de septiembre de 2016

Princesa Mette Marit con sombrero

Mette Marit, es princesa de Noruega desde su matrimonio con Haakon Magnus, principe heredero, en el 2001.
Nació el 19 de agosto de 1973, en una ciudad en el sur de Noruega. Hija de un periodista y una empleada de banca. Sin antecedentes nobles.
Sus padres se separaron cuando tenía 11 años y ella se quedó con su madre.
Terminó bachillerato, pero no realizó estudios superiores, aunque siendo ya novia y esposa del príncipe Haakon, del 2000 al 2002, se graduó por la Universidad de Oslo en Ética, Religión y Ética aplicada.
En 2002 y 2003 estudió en Londres, en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos. En el 2012 se graduó en un master de Gestión ejecutiva.
El pasado de Mette Marit fue un inconveniente para su noviazgo con el príncipe.
Tenía un hijo de soltera fruto de una relación anterior, de soltera, con un hombre que había estado preso por posesión de cocaina.
Apareció en un programa de televisión buscando novio, cuando estaba embarazada.
Vivieron en pareja antes de decidir casarse.
Todos estos argumentos anteriores, daban, los que no veían en ella a la esposa ideal para Haakon Magnus.
Se casaron el 25 de agosto del 2001, y desde entonces han vivido en un palacio a las afueras de la capital.
Tienen dos hijos en común, la princiesa Ingrid Alexandra, nacida el 21 de enro del 2004, y su hijo Sverre Magnus, nacido el 3 de diciembre del 2005.
Han tenido una vida discreta y sin escándalos de ningún tipo.
En cuanto a los sombreros utilizados por Mette Marit, es de las princesas que menos usan ese complemento, dentro de la realeza europea, (salvando la Casa Real española, que está años luz del resto).
Utiliza muchas diademas, más o menos sencillas, con algún lazo, o poco más.
Los pequeños tocados son frecuentes, colocados la mayor parte de las veces lateralmente.
No se suele arriesgar con los modelos que utiliza, y en ocasiones el resultado del riesgo es muy poco afortunado, como la diadema con velo en verde de la foto superior.
Para mí gusto uno de los modelos más bonitos que ha llevado es el que les pongo arriba.
Pequeños y discretos pill box colocados la mayor parte de las veces atrás, complementan sus modelos. Algunos de ellos parecen exactamente iguales, variando solo el color.
Menos dada a los sombreros de grandes alas y pamelas, si ha usado alguno, de los que les muestro a continuación algún modelo.
Y de todos ellos mi favorito es es el siguiente.






jueves, 1 de septiembre de 2016

Sombrereras rosas

Hacía tiempo que no compraba sombrereras, y me hacían mucha falta.
Sobre todo de gran tamaño.
No aspiro a tener todos mis sombreros en sombrereras, sería imposible. Por número y por almacenamiento. (Sin mencionar el tema económico).
Ya es un problema para mi almacenarlos en grandes cajas donde van varios juntos.No quiero ni pensar lo que aumentaría el volumen de estos, si lo hago por separado.
He comprado 5 sombrereras del mismo diseño, tres de igual tamaño, otra mayor, y otra menor.
Son de 41, 44 y 46 cms de diámetro, y de 19, 20 y 21 de alto.
Aún así he visto que para las pamelas se quedan pequeñas, pero sirven para algunos otros sombreros, como los de 1900-1910, que no tenían ubicación hasta ahora porque las plumas hacían difícil su almacenamiento en conjunto.
No estoy yo para dar consejos en cuanto a como guardar sombreros, pero una cosa es que no pueda, y otra que no sepa como se debe de hacer.
Les animo a guardar sus sombreros en sombrereras, protegidos con un papel de cebolla en el exterior, envolviendolos, y otros en el interior de la copa para que no pierdan la forma.
Si a eso añaden unas hojas de laurel, como remedio natural contra la polilla, (si es que son de paño o seda), o bien otros métodos mas modernos para luchar contra esos horribles animalejos, pues mejor, que mejor.
No son preciosas, pero me hacen el apaño. Son de una liquidación de una tienda y estaban a mitad de precio. La grande en torno a seis euros y la pequeña en torno a 5...así que entre todas no llegaron a los 30.



martes, 2 de agosto de 2016

Pamelas en blanco y negro

Me gusta hacer en el verano una entrada de pamelas, y no iba a dejar pasar la oportunidad este año.
Si la de el año pasado llevaba por título "Grandes pamelas", este año son las fotografías en blanco y negro las que protagonizan esta.
2006
Algunas de las imágenes ya estaban en el blog, pero me siguen pareciendo tan bonitas que creo que más vale que se repitan, que seguro hay quien no vio la otra.
1967
Como pueden ver corresponden a años, décadas, muy diferentes, son atemporales. La mayoría de las imágenes podían ser de ahora mismo.
 En muchas son las modelos las que nos indican, mas o menos, a que década corresponden. Pero si fuésemos capaces de quitar la pamela de una fotografía y pasársela a otra...serian intercambiables.
Me parece curiosa esta fotografía, porque además de la pamela, que sugiere verano, la modelo lleva una piel de zorro, que nos transporta al invierno.
Me gustaría ver esta pamela desde otros ángulos. Es diferente. Con un diseño muy especial.
 Sensualidad, desafío, coquetería y un manejo perfecto del claroscuro, del blanco y el negro.
Una pamela muy sencilla y una fotografía que parece casual y a mi me sugiere ternura, tal vez por la cara de la modelo.
Con la cara tapada, a pesar de eso, su único ojo te atrapa.
BB. Brigitte Bardot
2014
La curva, la elegancia.
Paloma Picasso 1980
Pamelas de alas más o menos grandes, algunas inmensas.
Abajo pamela de fieltro, no tan fresquita como las de paja, pero también puede ser para ocasiones mas formales.

Y acabo con la megapamela, la misma con la que terminé el año pasado.




miércoles, 20 de julio de 2016

Canotier flores blancas.

Este año se llevan mucho los sombreros canotiers, sobre todo para ceremonias.
Se pueden ver en pasarela, revistas, tiendas,,,En mi caso encontré uno más en el rastro.
Y digo uno más porque ya he mostrado en otras entradas algunos otros que tenia y que he "customizado".
En este quería hacer un intermedio, que me sirviera tanto para las recreaciones de 1900, (para una falda y blusa, que al final no puse en Ribadeo), como para llevarlo en algún acto o ceremonia este verano, si es que se daba el caso.
Y este es el resultado. 
He utilizado flores blancas de tres tipos que he cosido sobre una goma blanca, para poder quitarla y ponerla a voluntad.
Si las hubiera cosido sobre la paja tendría dos inconvenientes, el primero, que rompería parte de esta paja, y si en algún momento quisiera quitarla, le quedarían señales.
Y el segundo que de esta forma, la base, el canotier, puede servir para otras muchas bandas y adornos, y se quita muy fácilmente.