martes, 28 de agosto de 2012

Historia sucinta del sombrero.

El sombrero lo han usado tanto hombres como mujeres, para defenderse del frio, del calor, como adorno, en rituales y para marcar diferencias sociales.


Desde tiempo inmemorial las distintas culturas han usado sombreros o tocados en sus cabezas.


 

En la Edad Media solo las grandes damas usaban aquellos gorros de forma cónica con un velo que flotaba desde la punta y el lienzo de seda que cubría el resto de la cabeza, además de un cuello de lino almidonado que rodeaba el rostro.



En el siglo XVI nace el verdadero sombrero como elemento decorativo y adquiere gran popularidad en toda Europa, aunque sus formas variaron de un pais a otro.



El atuendo de la nobleza y las clases adineradas encuentra en el sombrero su complemento más refinado.

 
Los materiales preferidos fueron el terciopelo o el paño, adornados con plumas, cintas y piedras preciosas. (El pueblo sigue llevando capucha, y poco después adopta un sombrero de forma redonda).


Las mujeres de la alta nobleza se divertian llevando sombreros de pastora, lechera, etc como hacia la Reina Mª Antonieta y su corte, cosa que evidentemente , nunca sucedía al revés.

En el s.XVII se impone la moda de las grandes pelucas, por lo que el sombrero se hace muy ancho y elaborado, con adornos de encaje y plumas ,  semejantes en damas y caballeros.

  

 
En el s.XVIII predomina el tricornio o sombrero de tres picos.

 

En el s.XIX el sombrero femenino se diferenció claramente del masculino. Los sombreros femeninos solian ser más ostentosos que los masculinos, y los adornaban con cintas y plumas.
 

En el s. XIX cualquier dama respetable cubría la cabeza casi permanentemente con gorros de algodón o seda, con entredoses y encajes, y sombreros para salir a la calle. Solo durante determinados eventos o cenas de gala podía llevar la cabeza descubierta.


En el s. XX se mantuvo en la primera parte la "obligación" social del uso del sombrero, pero poco a poco esta desapareció, tanto en hombres como en mujeres.




Los sombreros a lo largo de la historia siempre marcaron socialmente el lugar que ocupaba una mujer, su importancia o su insignificancia. A mayor extravagancia e incomodidad, mayor el rango de la mujer.






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario